01 de Julio 2015. Entró en vigor nuevo etiquetado frontal para alimentos y bebidas

el .

Foto
Mikel Arriola, comisionado federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, este martes, durante el auncio de la Cofepris y la Secretaría de Salud del nuevo etiquetado frontal para alimentos y bebidas envasadas. Informará claramente sobre contenido de grasa, azúcar y sodio, afirma titular de la Cofepris. Supera ampliamente al de las empresas, que sólo 0.0106% de los mexicanos entendía
La Secretaría de Salud (Ssa), la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ) anunciaron la entrada en vigor –a partir de ayer– del nuevo etiquetado frontal y obligatorio para alimentos y bebidas no alcohólicas envasadas, el cual forma parte del eje regulatorio de la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes.
En conferencia de prensa, Pablo Kuri Morales, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud; Mikel Arriola, titular de la Cofepris, y David Kershenobich Stalnikowitz, director del INCMNSZ, aseguraron que el nuevo etiquetado es claro, fácil de entender y hace transparente el porcentaje de calorías que contienen los productos procesados y su cantidad de grasa, azúcar y sodio.
No se busca satanizar productos
Los funcionarios destacaron que el nuevo etiquetado fue diseñado con base en estudios científicos y cumple con las mejores prácticas internacionales en el ramo, y descartaron que la industria alimenticia haya incidido en su diseño.
Subrayaron que las nuevas etiquetas superan ampliamente a las voluntarias establecidas por los consorcios alimentarios, las cuales sólo 0.0106 por ciento de los mexicanos entendía, debido a la complejidad de las operaciones matemáticas que debían realizarse para identificar las calorías de un producto.
Arriola aseguró que con las nuevas etiquetas no pretendemos satanizar productos, sino incidir en que azúcar, sodio y grasa, vayan desapareciendo de los portafolios de las empresas, y resaltó que las instancias gubernamentales de salud han estado y estarán abiertas a las críticas, y de ser el caso, ir mejorando dicho etiquetado, el cual duplica en tamaño al anterior.
El nuevo etiquetado aplicará en más de 32 mil productos y las empresas tienen hasta el primero de julio de 2016 para que todos los productos porten los nuevos datos; destacaron que la transición para cambiar las etiquetas de manera escalonada fue estipulada por la Ssa y la Secretarías de Economía en la NOM oficial 051, reformada en agosto de 2014, luego de que el 31 de octubre de 2013 el presidente Enrique Peña Nieto lanzó la estrategia contra la obesidad.
Detallaron que el cambio no se verá de inmediato en todos los productos, sino hasta que se agoten las existencias en los anaqueles, y advirtieron que si el primero de julio del próximo año hubiera en los anaqueles productos con el anterior etiquetado se aplicarán multas que oscilarán entre 400 mil y un millón de pesos.
Kuri y Arriola aseveraron que este etiquetado es comprensible para los niños, pero reconocieron que éste debe ir acompañado de educación y capacitación para que los consumidores de todas las edades tomen en cuenta el etiquetado y hagan la mejor elección.
Dijeron que las nuevas etiquetas aplican para refrescos, botanas, dulces, chocolates, entre otros productos, y refirieron que es un etiquetado eficiente y mucho más certero que el denominado semáforo, que es por el que ha pugnado la Alianza por la Salud Alimentaria, ONG que ha criticado el etiquetado diseñado por el gobierno.
Arriola refirió que el etiquetado del semáforo orilla al consumidor a tomar decisiones binarias poco racionales y erróneas en algunos casos, pues puede instar por ejemplo a preferir consumir refrescos que leche.
Sobre el distintivo nutrimental, Arriola dijo que este sello nunca podrán obtenerlo los refrescos y bebidas saborizadas, chocolates, dulces y botanas.
Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, en 2012 México ocupó el segundo sitio a escala mundial en porcentaje de obesidad y sobrepeso, pues 32.4 por ciento de la población presentaba esa condición. En mujeres adultas la prevalencia de sobrepeso y obesidad en 2006 era de 71.9 por ciento y en 2012 subió a 73 por ciento; en hombres adultos fue de 66.7 por ciento y pasó a 69.4 por ciento; en escolares de cinco a 11 años fue de 34.8 y después se ubicó 34.4, y en adolescentes de 12 a 19 años pasó de 33.2 a 34.9.
Fuente:
Periódico La Jornada, Por Carolina Gómez Mena, Miércoles 1º de julio de 2015.

Tags: Alimentos Azúcar bebidas Cofepris grasas Salud Alimentaria Protección sodio

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar